En casi todas las reuniones que hemos tenido con ustedes, se ha manifestado una gran preocupación por la fragilidad del pregrado. Su rápido crecimiento no ha ido acompañado de acciones que garanticen sostener su excelencia, pese a ser el corazón de la UACh. Nuestro programa comparte este sentir y ha propuesto una serie de medidas que se comprometen a fondo con este desafío.

Innovaremos desde las Vicerrectorías para traspasar nuestras fortalezas en investigación y vinculación, hacia una estructura de cooperación activa que permita conectar eficientemente el pre y posgrado, así como vincular a los estudiantes con el mundo social, público y privado. Someteremos a revisión el modelo de Boloña, así como nuestro propio plan estratégico, el que carece de capacidades técnicas de soporte. Incrementaremos significativamente las capacidades del DACIC y buscaremos diagnosticar temprano a nuestros estudiantes para apoyarlos en alcanzar sus objetivos. Virtualizaremos la enseñanza y apoyaremos a nuestros académicos con herramientas de didáctica y docencia. Varias otras medidas están sobre la mesa, estamos convencidos que otro pregrado es posible.