Nos enfrentamos a una elección histórica, hoy existe la posibilidad cierta de ser parte de un proyecto universitario realista, participativo, cohesionador y con mirada de futuro; pero, sobre todo, capaz de iniciar un proceso de cambio cultural profundo en la forma de cómo hacemos las cosas. Así, un asunto sumamente relevante y que ha sido parte del sentir de todas las candidaturas, es la necesidad de garantizar la confianza, legitimidad, probidad y transparencia de manera transversal en todo el quehacer aniversario.

En este sentido, hemos insistido y declarado con firmeza la necesidad de cerrar los procesos pendientes del caso UACh de manera rigurosa y transparente. Un requisito indispensable para cerrar las heridas institucionales es avanzar en la reconstrucción de confianzas, clarificando todo lo que esté pendiente y sancionando lo que haya que sancionar. Siempre colocando por delante los intereses y el prestigio de nuestra universidad.

Además, la transparencia debe ser acción y no solamente promesa. Desde hace varias semanas esta candidatura ha revelado una gran parte de los componentes del  equipo de Rectoría. Esto lo hacemos como un símbolo de confianza y transparencia por que los equipos no son irrelevantes. Al contrario, sus miembros dirigirán nuestra universidad en los diferentes ámbitos de su quehacer, constituyéndose en elementos claves de la nueva dinámica universitaria. El equipo otorga vida al programa y, al mismo tiempo, genera las acciones para el logro de objetivos compartidos y esperanzas. Es evidente que, en el momento presente de nuestra biografía institucional, lleno de desafíos complejos, dificultades e incertidumbre, no están dadas las condiciones para la omisión.

Por otra parte, nuestro equipo representa también el espíritu de nuestro programa. Está basado en el fuerte compromiso y capacidades de sus miembros, reconociendo en ellos el valor de las personas y sus talentos. Es un intento decidido para romper con lo que coloquialmente se conoce como amiguismo. En consecuencia, nuestro equipo está fundado en la diversidad cultural e incluye nuevas caras y miradas de universidad; con representación balanceada de diferentes disciplinas, orígenes, edades y género, logrando de esta forma una rica mezcla de talento, experiencia, energía y compromiso. Es un equipo que incorpora colegas pertenecientes a todas las categorías académicas de la planta regular: auxiliar, asociada y titular. Finalmente, por primera vez en la historia de la Universidad, los colegas de la Sede Puerto Montt podrán participar en decidir quién será su vicerrectora o vicerrector, proponiendo una terna integrada por académicos/as asociados/as y titulares. Son buenas noticias para la democracia universitaria.

Estamos convencidos de que, en términos de asegurar condiciones de confianza, legitimidad, probidad y transparencia, lo que importa son las acciones,  y nosotros ya comenzamos a cambiar la Universidad hace semanas.